Libro Inteligencia Social

Inteligencia Social - Daniel Goleman

Aprende aquí, con los psicólogos, lo que puedes hacer para tener relaciones productivas y mejorar tu bienestar y el de las personas con las que convives

¿Sabías que una relación problemática puede hacerte más susceptible a las infecciones virales? No solo eso, sino que también podemos ser infectados por las emociones de otras personas del mismo modo que con un rinovirus, por ejemplo.

Esta transmisión es tan real que puede generar el equivalente emocional de un resfriado.

Entonces, si quieres saber cómo preservar tu salud emocional y la de las personas que te rodean, sigue leyendo este resumen.

El libro “Inteligencia Social”

“Inteligencia Social: La nueva ciencia para mejorar las relaciones humanas” es una edición de 2006 que fue publicada por la editorial Planeta Publishing y tiene 573 páginas. Hay seis partes, divididas en 21 capítulos, además del prólogo, el epílogo y los apéndices.

En estas divisiones se trabajan diversos temas, desde la constitución biológica del cerebro humano hasta las consecuencias de nuestras relaciones, que se reflejan en la sociedad.

Los diversos estudios y experimentos sociales presentados son corroborados por las palabras de reconocidos profesionales del ámbito de la psicología, así como por los involucrados en las dinámicas relatadas.

Esta perspectiva del funcionamiento de las conexiones entre las personas viene a complementar la producción del best-seller Inteligencia emocional, donde el autor analizó la psicología del individuo en su interior.

¿Quién es Daniel Goleman?

El psicólogo y periodista estadounidense Daniel Goleman es doctor por la Universidad de Harvard. Escribió sobre ciencias del comportamiento para el periódico New York Times durante doce años.

También es socio de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, y poseedor del Lifetime Achievement Award de la Asociación Americana de Psicología.

Entre sus numerosos éxitos de ventas se encuentran Focus y “Inteligencia emocional en la empresa”, donde aborda la agilidad emocional y el cociente emocional, así como el libro mencionado en la sección anterior.

¿Para quién está indicado este libro?

La inteligencia Social es vital, especialmente para las personas que ocupan puestos de liderazgo, según el inventor del término. Los líderes pueden aprender a sacar el máximo partido de su equipo, adaptando sus propias actitudes e incluso utilizando sus fracasos.

Gerentes y vendedores descubrirán que escuchar al cliente es mucho más importante para la calidad de su trabajo que hablar del producto. La capacidad de escucha es también una de las 3 principales habilidades para médicos y asistentes sociales, cuyo desempeño se ha considerado excepcional por sus organizaciones.

¿Cuáles son los puntos principales del “Inteligencia Social”?

  • Nuestros dolores pueden aliviarse por la forma en que los evaluamos;
  • La importancia de la relación "Yo-Tú" en lugar de "Yo-Eso";
  • Resiliencia;
  • Cómo reparar los fallos de la personalidad que vienen de la infancia;
  • La influencia de las relaciones en nuestra salud.

¿Hemos sido programados para conectarnos?

El psicólogo Edward Thordnike fue el primero en inventar el término “Inteligencia Social”, alrededor de 1920. Uno de los significados que atribuyó fue “la capacidad de comprender y administrar a hombres y mujeres”.

Pero para Daniel Goleman, significa ser inteligente no solamente a respecto de nuestras relaciones, sino también en nuestras relaciones. Además de mirar más allá de nuestros egoístas intereses personales, así poder ver también los intereses del otro.

Goleman propone dos categorías que constituyen la inteligencia social. La conciencia social se ocupa de nuestros sentimientos hacia los demás, e incluye:

  • Empatía primordial: sentir con los demás y detectar señales emocionales no verbales;
  • Sintonía: escuchar con plena receptividad y sintonizar con el otro;
  • Precisión empática: comprender los pensamientos, sentimientos e intenciones de la otra persona;
  • Cognición social: saber cómo funciona el mundo social.

Y la aptitud social, que es lo que hacemos en posesión de la conciencia. Incluye:

  • Sincronía: interactuar tranquilamente a nivel no verbal;
  • Presentación personal: presentarse con eficacia;
  • Influencia: moldear el resultado de las interacciones sociales;
  • Preocupación: preocuparse por las necesidades de los demás y actuar de acuerdo con ellas.

Robert Rosenthal, fue profesor del autor, y descubrió que la conexión armoniosa entre las personas se produce cuando hay: “atención mutua, intercambio de sentimientos positivos y un dueto no verbal bien coordinado”.

Esta sincronía aumenta la creatividad y la eficiencia en los procesos de toma de decisiones, pero solo funciona cuando se produce de forma espontánea.

Esto ocurre, también, gracias a las llamadas neuronas espejo, células cerebrales que reflejan las acciones. Cuando se simula la presentación de una conferencia, por ejemplo, el cerebro la entiende como si ya se estuviera haciendo, lo que facilita su ejecución de hecho.

Lo mismo ocurre cuando vemos la acción en otra persona, como dice el refrán tibetano citado por el autor: “Cuando le sonríes a la vida, la mitad de la sonrisa es para tu rostro y la otra mitad para el rostro de otra persona”.

Es posible ejercer influencia utilizando este mecanismo, con el efecto de la “ventaja de la cara feliz”. El cerebro humano reconoce más rápidamente las expresiones sonrientes que las negativas. Cuando no hay jerarquía de poder, la persona con el rostro más expresivo emocionalmente marca el tono del grupo.

Aún es importante prestar atención a las relaciones en la era del correo electrónico, el home office y otras distancias que Internet proporciona. El estado emocional del interlocutor no se percibe de inmediato ni con tanta precisión, interfiriendo en el retorno que la corteza orbitofrontal necesita al guiarnos socialmente.

¿Qué significa pensar en las personas como 'objetos'?

Cuando no hay empatía en las relaciones, estas adoptan una dinámica de “Yo-Eso”, en la que el otro se utiliza solo como medio para conseguir lo que se desea.

Esa relación distante puede ser recomendable para las personas que necesitan ser imparciales, como los periodistas y los policías. Pero suele ser un rasgo que se presenta en narcisistas, maquiavélicos y psicópatas, la llamada “Tríada Oscura”, por los psicólogos.

Algunos líderes narcisistas pueden conseguir resultados espectaculares basados en la confianza en sí mismos, por ejemplo. Otros, en cambio, provocan desastres. Uno de los puntos clave es la apertura a las sugerencias y las críticas.

Cuando esa personalidad se rodea solo de elogios irreales, menosprecia y se aprovecha de sus colegas. Esto ocurre con mayor frecuencia en lugares como Estados Unidos y Australia, culturas individualistas. En el este de Asia y el norte de Europa, la armonía de grupo y el reparto del trabajo y el crédito son más valorados.

La persona que se preocupa por conseguir un fin, independientemente de los medios utilizados, también puede conseguir el éxito en algunas situaciones, pero es efímero.

Los maquiavélicos que adulan a su jefe, pero maltratan a sus subordinados, “corren el riesgo de que sus relaciones envenenadas y la mala reputación resultante hagan descarrilar su carrera”.

¿Dónde empieza todo eso?

Para poner nombre a gran parte de lo dicho hasta ahora, podemos hablar de “epigenética”. Es “el estudio de cómo las experiencias que vivimos alteran el funcionamiento de nuestros genes”.

El término “andamiaje neural” también ayuda a explicar, de forma aún más visual, cómo nuestras experiencias contribuyen a lo que somos.

El uso repetido de un circuito neuronal fija sus conexiones, como un nuevo aterrizaje en un andamiaje. Cuanto más tiempo pase y más a menudo se activen estas conexiones, más difícil — pero no imposible — será romperlas.

En la infancia, por ejemplo, muchas madres y padres consienten los ataques de ira del niño o los ignoran por completo. Esto sería una oportunidad de aprendizaje segura para controlar las emociones negativas, si fuera bien gestionada.

Lo que los psicólogos del desarrollo llaman “núcleo afectivo positivo” — en palabras del autor, un niño feliz — no está compuesto por una familia en la que el ambiente es siempre tranquilo, sino en la que hay resiliencia para superar las adversidades.

La felicidad se nutre de la resiliencia, la capacidad de superar los contratiempos y volver a un estado más tranquilo y feliz. Aparentemente, hay una relación directa entre la resiliencia al estrés y la capacidad de ser feliz.

El estrés mínimo es necesario para el aprendizaje, pero en exceso despierta el circuito neuronal del miedo.

Otro punto importante en el desarrollo del niño son los juegos. Ofrecen experiencias sociales, “como negociar las luchas de poder, cooperar, formar alianzas y ceder de buena voluntad”.

Debemos recordar que si la creación ha dejado marcas negativas en los adultos, los psicoterapeutas pueden proporcionar la base segura para aprender a gestionar los sentimientos, lo que habría sido el papel de la familia. Y, si ese papel ya se ha cumplido, estos profesionales también pueden ayudar a consolidar el progreso.

¿Tus relaciones son como medicina o enfermedad?

Tabaquismo, hipertensión, colesterol, obesidad, sedentarismo. Si no encaja en ninguno de estos factores de riesgo, pero mantiene una relación tóxica, tiene la misma probabilidad de enfermar y morir.

Al mismo tiempo, los estudios epidemiológicos que aportan estos datos también indican que las conexiones sociales positivas disminuyen la secreción de cortisol (hormona del estrés) y refuerzan el sistema inmunitario.

Perdonar a alguien con quien te sientes resentido también reduce los niveles de esta hormona, así como la presión arterial y el ritmo cardíaco, y disminuye el dolor y la depresión.

Estas relaciones pueden ser de varios ámbitos.

El ser humano es un animal social desde que los Hominidae comenzaron a tener hábitos diurnos hace millones de años. Así, en el ámbito personal, la falta de amigos conlleva un gran perjuicio para la salud.

En el ámbito amoroso, existe incluso el “Fenómeno Miguel Ángel”, en el que la pareja, después de tantos años juntos, acaba esculpiendo de forma natural al otro a su manera.

En el trabajo, las personas que ocupan puestos inferiores tienen cuatro veces más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares que las que ocupan puestos superiores, que no tienen que lidiar con jefes extravagantes.

En los servicios humanos, la calidad de un líder está mucho más vinculada a la inteligencia social y emocional que a los conocimientos y habilidades técnicas en su área.

La base segura antes mencionada también puede existir entre los miembros de un equipo de trabajo, a través de una muestra de respeto, un cumplido o la disposición a escuchar y solidarizarse con un compañero. Esto mejora la calidad del servicio, y su falta puede conducir a la “fatiga por compasión”.

En cualquier situación, para tratar con personas que han sido afectadas negativamente, el psicólogo Sheldon Cohen lleva el mensaje de los descubrimientos científicos a los amigos y familiares de los pacientes cuya enfermedad tiene un estigma social.

El mensaje es: no los ignorar ni aislar, aunque no sepan exactamente qué decir, es importante hacerles una visita.

¿Cuál es el equilibrio entre el estrés y el rendimiento?

La falta de concentración y la dificultad para pensar con claridad son efectos de cuando estamos agotados.

Este término, aunque se utiliza comúnmente en estas situaciones, indica una situación perjudicial para el cerebro, y que se explica biológicamente. “Es un estado neuronal en el que los aumentos repentinos de las ondas emocionales perjudican el funcionamiento del centro ejecutivo”.

Por el contrario, se requiere una medida de estrés para que la tarea no sea tediosa, lo que también disminuye la voluntad de entregar un trabajo bien hecho.

El vértice del rendimiento se encuentra en la parte superior del gráfico de Gauss, que Goleman denomina “la U invertida”, a continuación:

Gráfico Estrés x Rendimiento

Una de las tareas de un líder hacia sus empleados es estimularlos en el punto correcto de ese gráfico. El descontento bien gestionado puede tener efectos positivos, pero el temperamento furioso es destructivo.

Ante los resultados negativos, un líder con inteligencia social ayuda a las personas a recuperarse de su angustia. Además, aunque sea imposible resolver un problema, tener empatía y mostrar interés por escuchar y mejorar las cosas ayuda a metabolizar los sentimientos y a seguir adelante con más facilidad.

La mayoría de los empleados que participaron en una encuesta realizada en 700 empresas dan más importancia a tener un jefe atento que al salario que reciben.

W. Edwards Deming, gurú del control de calidad, utilizaba el lema “Eliminar el miedo”. Solamente así los trabajadores pueden sentirse libres para dar su opinión, compartir ideas y mejorar su rendimiento.

Otros libros sobre Inteligencia Social

En “Cómo Ganar Amigos e Influir Sobre las Personas”, Dale Carnegie enseña a mejorar las relaciones con los demás, personal y profesionalmente, mediante nuevos enfoques y acercamientos sinceros.

El autor Allan Percy presenta, en el libro “Nietzsche para Estresados”, como reducir el estrés y mejorar los relacionamientos, a través de los enseñamientos del filósofo alemán.

Por fim, o psicólogo Marshall B. Rosenberg ensina a resolver conflitos e interagir com respeito e empatia, mesmo em situações desconfortáveis, na obra “Comunicación No Violenta”.

Vale, pero ¿cómo puedo aplicar el contenido de “Inteligencia Social”?

  • No escondas tus miedos o tu ira, esto requiere un esfuerzo activo y rara vez funciona;
  • Confía en tu intuición;
  • feedback de forma afectuosa, incluso si se trata de algo negativo; 
  • Está disponible para escuchar;
  • Rodéate de personas que contribuyan a tu bienestar y deja de lado los sentimientos negativos;
  • Controla tu nivel de estrés a medio camino entre el aburrimiento y la ansiedad;
  • ¡Ve a la terapia!

Califica el resumen del libro “Inteligencia Social”

Esperamos que saber cómo influyen tus relaciones en tu salud mental y física te motive a cambiar de hábitos y a liberarte de las situaciones que puedan estar frenándote.

¿Alguna vez has imaginado que los demás tienen tanta influencia sobre nosotros mismos? ¿Te ha reconfortado saber que incluso nuestras adversidades pueden convertirse en nuestros aliados?

Ahora, ¡pon en práctica algo de lo que has aprendido aquí y deja algún feedback amistoso en los comentarios!

Para entender más sobre los complejos sistemas biológicos implicados en nuestras conexiones interpersonales, conocer varios estudios que han comprobado todo lo que se ha dicho aquí, y recibir otros consejos para vivir, haga clic en la imagen de abajo y compre el libro completo, en español:

Libro Inteligencia Social

Agregar a favoritos
Agregar para leer
Marcar como leído
Create Account
Inscríbete gratis

Y recibe resúmenes semanales de los bestsellers para leerlos y escucharlos cuando quieras.