Lo más importante para invertir con sentido común - Howard Marks

Lo más importante para invertir con sentido común - Howard Marks

La filosofía de un gran inversor se construye día a día, con errores y aciertos. Pero, ¿y si alguien que haya experimentado esto nos enseñe?

¿Ya te has preguntado qué es más importante para un inversor? ¿Saber matemáticas? ¿Ser valiente? ¿Leer mucho y estar conectado a eventos? Eso es lo que Howard Marks, nos enseña a lo largo del libro "Lo más importante para invertir con sentido común", de qué trataremos en este resumen.

Aquí aprenderá, basado en los más de cincuenta años de experiencia del autor, que no hay solo una cosa más importante para un inversionista, ¡sino al menos veinte cosas más importantes!

Estos son los puntos clave que Howard - uno de los inversores más respetados del mercado financiero, incluido por Warren Buffett - con su estilo directo y preciso, aborda a lo largo del libro. ¿Vamos a descubrir?

Sobre la obra "Lo más importante para invertir con sentido común"

El libro "Lo más importante para invertir con senso común" fue publicado en diciembre de 2012 y tiene 281 páginas. Está dividido en 20 capítulos que cubren varios aspectos importantes para un inversor. Su título original es "The Most Important Thing" y fue lanzado en 2011.

Sobre el autor Howard Marks

Howard Marks es uno de los inversores más reconocidos del mercado mundial. Es cofundador de Oaktree Capital, una empresa de inversión especializada en valores de riesgo que actualmente administra cientos de billones de dólares.

El autor es muy conocido por sus memorandos para los inversores, y el mayor admirador de ellos es el propio Warren Buffet, quien cuando los recibe en su correo electrónico, "lo primero que hace es abrirlos y leerlos".

Marks ha pasado por varias crisis, desde la crisis del petróleo hasta la crisis financiera mundial de 2007-2008. Fue uno de los pocos inversores que pasó por todos ellos y se quedó en el mercado. Estas experiencias le ayudaron a desarrollar su filosofía de inversión.

¿Este libro es recomendado para quién?

El libro "Lo más importante para invertir con sentido común" es recomendado para quienes quieran comprender, desde una perspectiva madura, cómo funciona el mercado de inversiones.

Ideas principales del libro "Lo más importante para invertir con sentido común"

  • Al invertir, la mayoría de la gente siempre hace lo incorrecto en el momento equivocado. Debemos tener cuidado con el sentido común;
  • Debemos comprender los ciclos del mercado;
  • No respetar el riesgo es la receta del fracaso;
  • Evitar una mala inversión es más importante que aprovechar una buena oportunidad;
  • La mejor base para el éxito de una inversión es saber cuánto vale lo que quiere comprar;
  • Debemos reconocer nuestra ignorancia del futuro.

Pensamiento de Segundo Nivel

Invertir, como la economía, es más un arte que una ciencia.

Según Howard Marks, para que un inversor logre resultados por encima del promedio de manera constante, se requiere una característica: pensamiento de segundo nivel. ¿Qué significa eso? Pensando diferente, no contento con lo obvio y buscando respuestas a preguntas que no todo el mundo hace.

Un ejemplo es este: mientras las personas con pensamiento de primer nivel piensan "Creo que los activos de una empresa así se reducirán, ¡vendamos!". El pensador de segundo nivel piensa "¡Compremos! De hecho, las ganancias caerán, pero menos de lo que todos esperan, y esta buena noticia hará que las acciones se aprecien".

Así, necesitamos desarrollar la capacidad de pensar mejor que el consenso. Esto no es fácil, para eso necesitamos tener habilidades analíticas excepcionales, capacidad predictiva o percepción excepcionales. Estas capacidades se utilizarán para medir el valor intrínseco de un activo, como veremos más adelante.

Valor y Precio

La regla de oro de la inversión es comprar a la baja y vender a la alta, pero ¿cómo saber qué es "alto" y qué es "bajo"? A través del valor intrínseco. Con él, los inversores tienen una perspectiva sobre cuál es el valor real de la acción y cuándo su precio está por debajo o por encima de ese valor.

En esta lógica, Howard Marks apoya un estilo de inversión llamado inversión de valor. Este estilo se basa en "comprar algo por menos de lo que vale". Dado que el valor ejerce una atracción magnética sobre el precio, comprar barato eventualmente aumentará su valor.

El autor dice que no existe un buen negocio que no dependa del precio. Para él, solo se vende bien lo que se compra bien. Por lo tanto, cualquier activo puede ser un buen negocio si se compra a un precio lo suficientemente bajo.

Howard admite que comprar barato no es infalible, ya que podemos cometer errores en el análisis del valor intrínseco, pero es nuestra mejor oportunidad.

Riesgo: cómo comprender, conocer y controlar

En el libro "Lo más importante para invertir con sentido común", Howard Marks afirma que el riesgo es el elemento fundamental para realizar inversiones, no hay éxito durante mucho tiempo sin tenerlo en cuenta. Por tanto, debemos:

  1. Entenderlo
  2. Reconocerlo
  3. Controlarlo

Entenderlo

Los rendimientos de las inversiones cuentan solo la mitad de la historia sobre él. Es necesario analizar el riesgo asumido para lograr este retorno. Marks llama a este análisis "rendimiento ajustado al riesgo". Si el rendimiento fue bueno pero el riesgo fue alto, no hay mérito para el inversor.

En este sentido, el autor afirma que existe la ilusión de que las inversiones más riesgosas producen mayores retornos. Para que eso suceda, no podrían ser más riesgosos.

Esto se aclara con la frase de Howard: "El riesgo es, ante todo, la probabilidad de perder dinero". Así, el autor define el riesgo en una palabra: peligro.

Pero, ¿cómo se mide el riesgo? El autor dice que no es más que una cuestión de opinión, ya que gran parte del riesgo es subjetivo e invisible. Hay formas cuantitativas de calcularlo, como utilizar el índice de Sharpe, pero nunca será tan bueno como la opinión de buenos inversores.

Reconocerlo

La principal fuente de riesgo es participar de negociaciones en las que los precios de los activos son altos. Al hacerlo, Howard afirma que probablemente comprará el activo a un precio superior a su valor intrínseco y terminará perdiendo dinero a largo plazo.

También explica que, a diferencia del sentido común, para reconocer el riesgo de un activo debemos centrarnos en su precio, no en su calidad. Al respecto, se discuten dos puntos:

  1. Si existe una opinión generalizada de que un activo es de baja calidad, su precio baja y, en consecuencia, su riesgo disminuye.
  2. Cuando todos quieren un activo porque parece ser de calidad y da el rendimiento adecuado, el precio del activo sube y termina volviéndose más riesgoso.

Controlarlo

Howard Marks dice que el trabajo de un inversor es asumir riesgos de manera inteligente. Dado que los riesgos son inevitables en la mayoría de estrategias de inversión, un buen inversor debe controlarlos, o sea, asumirlos:

Según el autor, debemos controlarlos aunque no se manifiesten, porque en los momentos con bajos, aparecen.

Ciclos

Howard dice que, en la mayoría de las veces, el futuro se parecerá mucho al pasado y tendrá ciclos de altibajos.

En este sentido, uno de los mayores errores que cometen los inversores es insistir en extrapolar eventos actuales al futuro, pensando que una tendencia se mantendrá indefinidamente. Howard resume este concepto en dos reglas:

  1. "La mayoría de las cosas se comportan cíclicamente";
  2. "Las grandes situaciones de ganar-perder ocurren cuando la gente olvida la regla número 1".

Esto quedó claro, por ejemplo, en la crisis de 2008. Antes de que sucediera, los inversores eran tan optimistas que pensaban que no había forma de que el escenario pudiera cambiar y que el crecimiento sería permanente.

Por lo tanto, fueron demasiado tolerantes con el riesgo y arriesgaron todo, practicando valores de acciones fuera de la realidad. Con la crisis que siguió, el pensamiento se invirtió. Había un consenso en que el escenario solo iría de mal en peor y que no había solución al desastre que había ocurrido.

En ambos casos, crecimiento y crisis, se olvidó el concepto de ciclos. No debemos ser tan optimistas cuando el mercado está creciendo rápidamente, ni ser tan pesimistas cuando hay una crisis, ya que prevalecerá el ciclo y la situación, en uno u otro momento, se revertirá.

Howard ejemplifica este predominio de ciclos con la figura de un péndulo. Siempre está en movimiento, hacia uno de los dos extremos, con poco tiempo entre ellos. La importancia de reconocer este movimiento radica en las ventajas que ofrece a quienes saben verlo y están preparados para él.

Influencias Negativas

Según Howard Marks, en las inversiones, la mayoría de los errores no se originan en factores relacionados con la información o el análisis, sino en factores psicológicos que él llama influencias negativas:

  • Codicia: es una de las influencias negativas más fuertes, es capaz de ignorar la prudencia, el razonamiento, el miedo, los recuerdos de dolorosas lecciones del pasado... Finalmente, nos hace ignorar todos los elementos que nos mantienen fuera de líos;
  • Miedo: es lo opuesto a la codicia. Marks lo define como pánico, muy común en crisis, que impide que los inversores reflexionen y tomen la decisión acertada;
  • Tendencia de la gente a descartar la lógica, la historia y los modelos establecidos tradicionalmente: el autor sostiene que esto suele deberse a la codicia, y cita a John Kenneth Galbraith, en cuanto a la "Extrema Brevedad de la Memoria Financiera": "hay pocas áreas de esfuerzo humano donde la historia está vale tan poco como en el mundo de las finanzas";
  • Tendencia a conformarnos con la visión del rebaño: para nosotros es difícil mantener una posición contraria a la de la mayoría, pero esto es lo que nos garantizará las mayores ganancias, como veremos más adelante;
  • Envidia: a la mayoría de las personas les resulta extremadamente difícil ver a otras personas ganar dinero y, como resultado, terminan tomando decisiones precipitadas;
  • Ego: encontrarte frente a otros inversores que se benefician a corto plazo puede ser difícil, pero Howard es categórico: es la premisa para lograr ganancias sólidas y constantes a largo plazo mantener el ego bajo control, siendo prudente y controlando los riesgos.

Por último, el autor afirma que se trata de errores constantes y generalizados. Un inversor debe reconocerlos y combatirlos. Nada de esto es fácil, pero como cita Charlie Munger, "No se supone que sea fácil".

El punto de vista opuesto

Al invertir, la mayoría de la gente siempre hace lo incorrecto en el momento equivocado "."

Howard Marks dice que las mejores oportunidades residen en lo que otros no notan. Cuando todo el mundo está en pánico, vendiendo sus acciones, se necesita coraje para comprarlas. Cuando todos compran salvajemente, el coraje está en venderlas.

En resumen, el autor afirma que la mayoría de las personas son optimistas en las altas y pesimistas en las bajas. Debemos sospechar de estos dos comportamientos y actuar de manera opuesta. Esto es lo que nos permitirá aprovechar las gangas, como veremos a continuación.

Encontrar gangas

Según Howard, las gangas son activos que la mayoría de la gente piensa que son peores de lo que realmente son, lo que las hace baratas. Para identificarlas, es necesario poner en práctica el pensamiento de segundo nivel e identificar en qué otros se equivocan en su análisis.

Esperar la oportunidad pacientemente

El autor dice que, en las inversiones, solo hay una penalización real que puede ocurrir: realizar inversiones que pueden generar pérdidas. Por lo tanto, es más importante esperar a que aparezca la oportunidad adecuada que no perder ninguna.

Es como en un juego de béisbol en el que no tienes que golpear todas las bolas. No seremos eliminados por perder buenas oportunidades, podemos esperar hasta que llegue una espectacular. Si esa oportunidad no llega, debemos ser pacientes. Actuar cuando no hay nada que hacer solo puede generar pérdidas.

Saber lo que no se sabe

Según Howard Marks, saber lo que no sabemos es, literalmente, tener conciencia de lo que no sabemos. Consiste en reconocer que nuestro conocimiento del futuro es limitado, y que si no lo reconocemos, corremos un gran peligro de equivocarnos. En este sentido, el autor está convencido de dos cosas:

  1. No es fácil saber qué debemos esperar del futuro macroeconómico;
  2. Pocas personas tienen un conocimiento especial sobre esto, que sea capaz de proveer una ventaja real en las inversiones.

El consejo de Howard es conocer las realidades específicas de segmentos o negocios específicos. Así, la posibilidad de hacer una predicción correcta será mayor y será posible lograr ventajas concretas.

Diversificar las acciones en los segmentos de mercado, empresas y regiones también es un consejo del autor para prepararse para un futuro incierto.

Entender Nuestra Posición

En el libro "Lo más importante para invertir con sentido común", Howards Marks da una gran importancia a los ciclos para el éxito de las inversiones, como hemos visto anteriormente.

Al comprender en qué parte del ciclo nos encontramos, podemos obtener una percepción valiosa sobre el futuro y evitar ir con la manada al fracaso.

Para descubrir esta posición, es fundamental comprender y conocer los factores del presente. Por lo tanto, el autor dice que debemos estar atentos de todo lo que sucede a nuestro alrededor y tomar decisiones en consecuencia.

Ejemplos de análisis que podemos hacer son:

  • ¿El precio del activo es alto o bajo?
  • ¿Los inversores son optimistas o pesimistas?
  • ¿Es el mercado de difícil acceso o está abierto a cualquiera?
  • ¿Son las tasas de interés altas o bajas?
  • ¿Cuáles son las tendencias en este momento?

Ser consciente del papel que juega la suerte

El autor es sincero cuando afirma que gran parte del éxito de los inversores depende de la suerte. La oportunidad puede derribar buenas estrategias y beneficiar a las no tan buenas. Debido a la suerte, el autor dice que es fácil confundir cosas como:

  • Suerte y habilidad;
  • Teoría y realidad;
  • Mal inversor y buen inversor.

Marks dice que, por lo tanto, debemos considerar el mundo como un lugar incierto donde la suerte puede cambiar el juego. Entonces tendremos muchos beneficios, como:

  • Invierta a la defensiva;
  • Atención en evitar escollos;
  • Respeto beneficioso por el riesgo.

Investir de forma defensiva

"Hay inversores de edad e inversores audaces, pero no hay inversores de edad y audaces."

Howard Marks comienza este capítulo con esta frase, dejando claro que los inversores con estrategias agresivas no se sustentan a largo plazo.

Así, defiende un estilo llamado estrategia defensiva, en el que el éxito no se trata de realizar acciones ganadoras sino de evitar las perdedoras. De esta forma es posible mantener un crecimiento regular y mantenerse en el mercado.

El autor resume la postura defensiva en tres palabras: "invierte con miedo", que consiste en tomar algunas acciones, tales como:

  • Utilice estándares estrictos para la compra y venta de acciones;
  • Exigir precios bajos;
  • Tenga cuidado con los pronósticos demasiado optimistas;
  • Diversifica cuidadosamente la cartera.

Evitar los errores

En este punto, Howard trae otra fuente de escollos a evitar, además de factores psicológicos y errores analíticos: la falta de imaginación. Con esto se refiere a la falta de visión para comprender la correlación entre activos - cuánto influye un activo en otro.

Sin comprender esta influencia, no sabemos si la diversificación de la cartera que hemos hecho es efectiva, y un pequeño choque en el mercado podría ponerlo todo en peligro.

Añadir valor

Howard Marks dice que el desempeño de los buenos inversores es asimétrico; no sigue el mercado, pero supera al mercado agregando valor.

Un inversor agresivo que sabe cómo agregar valor aprovecha las ganancias en un mercado alcista y no pierde tanto cuando está a la baja, por ejemplo. Un inversor defensivo sigue el mercado cuando está en alza y superalo cuando está a la baja.

Esto solo es posible a través del pensamiento de segundo nivel, los ciclos de comprensión y los otros factores clave del inversor que se analizan en el libro.

¿Qué dicen otros autores al respecto?

En el libro "El Inversor Inteligente", de Benjamin Graham, conocido en el área de la inversión en valor, el autor también discute que las inversiones no deben estar dirigidas al corto plazo, sino al crecimiento constante y sostenible.

Según Tony Robbins, en "Inquebrantable", necesitamos "saber lo que no sabemos" y centrarnos en lo que podemos controlar y en las inversiones defensivas, buscando tipos asimétricos, aquellas con riesgos limitados con buenos rendimientos. Además, sugiere que deberíamos diversificar de manera eficiente.

Además, en "Las Cosas Tontas que la Gente Inteligente Hace con su Dinero", Jill Schlesinger analiza los errores más comunes que se deben evitar con el dinero y cómo padres e hijos pueden mantener una rutina económicamente equilibrada.

Cierto, pero ¿cómo puedo aplicar esto en mi vida?

  • Respete el riesgo, puede arruinar cualquier inversión;
  • Comprende los ciclos y evaluar la situación actual para medir dónde se encuentra;
  • Trabaje el punto de vista opuesto y evite hacer "lo que todos los demás están haciendo";
  • Trate de comprender cómo los factores psicológicos influyen en sus inversiones.

¿Te gustó este resumen del libro "Lo más importante para invertir con sentido común"?

El primer paso más importante para el inversor ya te has dado: ¡leíste este resumen!

Después de todo, ¿le ayudó la filosofía de inversión de Howard Marks? ¡Deja su feedback en los comentarios!

Por cierto, ¿te gustaría profundizar en los conceptos, con más ejemplos prácticos? Simplemente haga clic en la imagen de abajo para comprar el libro:

Libro 'Lo más importante para invertir con sentido comú'

Agregar a favoritos
Agregar para leer
Marcar como leído
Create Account
Inscríbete gratis

Y recibe resúmenes semanales de los bestsellers para leerlos y escucharlos cuando quieras.